Caniscopio: Vasos comunicantes

En este blog incluiré regularmente fragmentos de mis colaboraciones en la revista El Mundo del Perro y en otras publicaciones. No van artículos completos ya que suelen ser demasiado largos para lo deseable en  el mundo bloguero.

“… No es fácil tomar la decisión de escribir sistemáticamente en una revista canina cada mes de septiembre sobre un asunto tan tangencial al tema del perro como es el maltrato doblemente animal de los toros –animal es el toro y animal el maltratador-. Como saben los que me siguen, lo hago en este momento del calendario porque es en el verano cuando coinciden a lo ancho de nuestra geografía las salvajadas de los festejos taurinos de los pueblos. Y es en septiembre cuando se produce en Tordesillas (Valladolid) el quizá más paradigmático de todos ellos, el llamado Toro de la Vega. Me gustaría poder afirmar que Tordesillas no se merece ese baldón. Pero lo cierto es que no sé si se lo merece o no, porque al igual que hacemos toda la gente con un mínimo de sensibilidad y de respeto por nosotros mismos, solemos pasar de largo por esta localidad cuando vamos de camino hacia cualquier sitio, evitando así pisar el mismo suelo que pisan esos mal llamados “mozos” que cada año (mientras usted lee estas líneas lo están haciendo una vez más) torturan a un toro hasta la muerte entre gritos, sangre, polvo, moscas, niños, chabacanería e incultura. Para quien esto escribe, lo mejor que trajo consigo la reestructuración de las carreteras españolas convirtiéndolas en autovías fue la posibilidad de no tener que pasar por el centro de Tordesillas, de poder evitar respirar su aire. Todavía estoy a la espera de que la gente decente de aquel pueblo, que a buen seguro la hay y mucha, hagan algún movimiento por tímido que sea para acabar con esa vergüenza patrocinada por la Virgen de la Peña. Es decir, por la misma Iglesia Católica dentro de la cual yo estoy bautizado. Qué desfachatez.

Pero hay algo que pone en sintonía los festejos taurinos con todo el resto de la actividad de la sociedad en la que nos desenvolvemos. Me refiero a las subvenciones oficiales. Ya me refería a ellas hace un año y el escándalo continúa. Mi vecino de estas mismas páginas, el veterinario  José Enrique Zaldivar, destacado e inteligente antitaurino, mantiene una página web que invito a visitar para conocer algunos de los conceptos mediante los cuales las administraciones públicas de todo rango embaucan al contribuyente financiando esta pretendidamente tradicional lacra. Desde obras de mantenimiento de las plazas de toros hasta ayudas a las escuelas de tauromaquia donde niños que deberían por edad estar repasando los ríos de España aprenden a matar reses y a cortarles las orejas, en ocasiones cuando aún se hallan con vida. Muy edificante. Viendo esto y añadiéndolo a los espurios apoyos a, por ejemplo, la destrucción de restos en beneficio de la lucha contra la encefalitis espongiforme bovina o a la subvención de determinados  costes sociales de las cuadrillas, incluso resulta prudente y tímido el cálculo publicado por la organización “Stop our Shame SOS” según el cual la cantidad dedicada por el conjunto de las administraciones a enmascarar la ruina económica de los festejos taurinos supera los 530 millones de euros. En mayo de 2008, el rotativo británico The Guardian informaba, además, de que “los ganaderos reciben 220 Euros por toro cada año, por encima de las subvenciones nacionales”. Consideremos que en España se matan cada año en festejos taurinos unos 10.000 toros según cálculos muy prudentes. Suma y sigue, pues.

Y mi gran pregunta sigue siendo: ¿no podría trasladarse esta habilidad recaudatoria de fondos de los lobbies taurinos a la creación de algún lobby canino? Con las migajas restantes de esas cifras astronómicas quizá las sociedades caninas españolas pudieran reforzar la promoción de nuestras razas autóctonas. Quizá pudiera financiarse en parte la actividad de las sociedades protectoras privadas y públicas que funcionan a base de esfuerzos particulares de un personal voluntario con medios precarios. Quizá pudieran potenciarse la creación y el mantenimiento de los grupos caninos de rescate en catástrofes que tanto prestigio vienen otorgando a nuestro país en las desgracias en las que son requeridos. Quizá pudiera subvencionarse la atención veterinaria para los animales de compañía de los ciudadanos económicamente desfavorecidos…

…Lo que se dedique a los toros no se dedicará a los perros. Por eso esta pequeña luz de alerta que humildemente enciendo  cada año desde estas páginas no debe ser entendida como la pataleta de un antiviolento amante de los animales (o al menos no sólo como eso), sino también como un llamamiento a que quienes tengan entidad para hacerlo se hagan presentes en el reparto de las subvenciones públicas para obtener una merecida participación de los fondos que financiamos entre todos con nuestros impuestos…”

(Artículo completo en El Mundo del Perro de septiembre 2010)

Portada "El Mundo del Perro" septiembre 2010

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Caniscopio: Vasos comunicantes

  1. torretas dijo:

    No puedo estar más de acuerdo. Como tampoco puedo evitar añadir una indocumentada referencia a lo que debemos estar sufragando en servicios médicos de urgencia atentos a intervenir las heridas, a veces mortales, que se producen durante el desarrollo de estos ejercicios donde el “arte” es precisamente arriesgar la vida, algunos más, a pie, otros algo menos, a caballo (porque arriesgan la del equino principalmente). No sólo me pregunto si ese dinero podría ser utilizado de mejor forma, sino cuántas personas han podido sufrir alguna, aunque mínima, falta de asistencia por la costosa ocupación de recursos en estos eventos.

    Siempre que hablo de este asunto recuerdo que también me preocupan los seres humanos, pues para mí su incultura no justifica el riesgo voluntario de sus vidas, por eso el cinturón de seguridad es obligatorio, no es algo que se pueda dejar al libre albedrío. Esta es una más que curiosa contradicción (que no pasa desapercibida allende de nuestras fronteras), toda la historia de la humanidad dedicados unos a proteger la vida mediante todo tipo de inventos y su trabajo de prevención y otros se la sortean por dinero o por mostrar su valentía o por ambos injustificados motivos. Me pregunto si un torero se pone el cinturón de seguridad en el coche… y vestido de luces… “va por uzté”…

    Pues eso, no hay que preocuparse más de los toros… el otro día varias personas afirmaban, en Tordesillas claro, delante de las cámaras de televisión, con culta rotundidad, que los toros no sufren. Manda hue…

    • Antonio Perea dijo:

      “… Me pregunto si un torero se pone el cinturón de seguridad en el coche… y vestido de luces… “va por uzté”…” Ja,ja, Torretas, qué imagen más española. Tienes toda la razón, a mí también me gustaría que España fuera un poco menos “different”. Probablemente lo es, pero los lobbies quieren seguir vendiendo pandereta y castañuelas, que es lo que Europa les subvenciona.

  2. Adrian Vogel dijo:

    Oiga no lo tome como un comentario anticanino, pero sí como un toque de atención a desaprensivos propietarios de perros: los que no recogen los excrementos de sus mascotas; los que incumplen con las normativas legales sobre bozales y correas; los que teniendo razas “violentas” se pasean cerca de parques infantiles, guarderías, escuelas,…

    • Antonio Perea dijo:

      Cierto de cabo a rabo, don Adrián. Según seamos más o menos “perreros” vemos el vaso de la integración del perro en la sociedad medio lleno o medio vacío, pero es evidente que queda también mucho por civilizar entre los propietarios de perros. Y si hablamos de las comunidades rurales, para qué contarte. Mejor dicho: ya os iré contando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s