Los Bichones

La señorita (con perdón de don Alfonso Guerra) que aparece en la foto es la hembra de Bichón Maltés “Gloria de Facadavic”, del criadero  “Maltés Facadavic” , en una imagen captada por el fotógrafo Alberto Nevado para la revista El Mundo del Perro. Hace unos días, compartiendo una comida con dos amigos míos muy mundanos, surgió en la conversación una referencia a la familia canina de los “bichones”. Me alegró que la conocieran, pues la considero un conjunto de razas muy interesante. Pero también confirmé junto con ellos que algunos detalles sobre su origen y funcionalidad están quedando paulatinamente olvidados con el paso de los años. Me comprometí con ellos a comentar esos detalles con calma en una ocasión adecuada, y he pensado que dónde mejor que en mi blog. Así es que procedo a reproducir el final de mi artículo al respecto publicado en El Mundo del Perro en octubre de 2009. La primera parte del mismo la dedicaba entonces al Perro de Agua Español, otro lobo de mar. Pero de momento, vayan los bichones:

 

Fuera del ámbito de la pesca, no me consta que hoy los grandes cargueros, y menos los cruceros de pasajeros, lleven consigo perros más allá de los que se autorice a embarcar como animales de compañía de sus propietarios a título personal. Ello conlleva que sea difícil especificar qué tipología de perro es el que acompaña hoy a los navegantes comerciales. Esto no fue así, sin embargo, en el pasado. A este respecto no quiero terminar este comentario sin una referencia a los otrora llamados “barbichones”, término de raíz en el idioma francés que remite a una traducción algo así como “barbuditos”, y que ha dado lugar a la denominación del interesante conjunto de razas que hoy conocemos como “Bichones”.

Los aficionados que no profundizan en las características de las razas caninas, por ejemplo los que no leen El Mundo del Perro, se quedan en la superficie al considerar a estos perros como meramente falderos sin otra capacidad –maravillosa capacidad, por cierto- que la de dar alegría a sus dueños con su contacto y compañía. Contribuye a ello todo un imaginario colectivo forjado por el arte pictórico de los siglos diecisiete al diecinueve en su primer tercio. En estas manifestaciones artísticas era frecuente ver perros de características análogas a las de nuestros bichones en el regazo de las aristocráticas damas de las diferentes cortes europeas. De hecho hay quien atribuye la denominación de uno de los bichones más atractivos, el Boloñés, más a una determinada escuela pictórica que a su vínculo con la bella ciudad italiana que le cede el gentilicio.

Pero aparte del Boloñés, existen numerosas variedades de bichones que nos transmiten un indudable pasado marinero de la raza. Esta clase de perro fue inseparable de las singladuras que marcaron las rutas marítimas que dibujaron el periodo de esplendor de la navegación comercial. En aquellos barcos los bichones mantenían a raya las plagas que pudieran hacer peligrar las mercancías y, una vez en puerto, al igual que habían hecho durante la navegación, avisaban sonoramente con sus ladridos de la presencia de algún intruso en las inmediaciones de las valiosas mercancías que transportaban. Si añadimos a ello sus escasos peso y tamaño y sus austeras necesidades de alimentación y agua, nos explicaremos por qué los bichones eran los perros favoritos de los marinos mercantes de la época.

Las viejas rutas comerciales de aquel periodo se encuentran jalonadas de razas de bichones allí donde era más frecuente que los barcos tocaran tierra. Así, el Mediterráneo encuentra en la isla de Malta al Bichón Maltés, y el océano Atlántico cuenta con el que durante décadas se llamó Bichón de Tenerife, hoy conocido como Bichón Frisé y adjudicado como raza a Bélgica. De las Canarias partía, por una parte, la ruta de América, que dejaba su recuerdo canino en el Bichón Habanero, tan querido y valorado hoy no sólo en Cuba, sino también por las comunidades emigrantes de Florida. La otra gran ruta comercial marítima, que no muy rigurosamente cabría llamar “de las especias”, doblaba desde las islas de la Macaronesia el cabo de Buena Esperanza y ponía pie en tierra malgache, cuya capital no era como hoy Tannanarive, sino que a la sazón correspondía tal honor a su entonces principal puerto: la ciudad de Tuléar. Como no podía ser de otra manera, encontramos allí al Cotón de Tuléar, representante excelente de esta estirpe de bichones marineros. Se atribuye al Cotón un origen común con otros bichones hoy extintos, que las referencias escritas sitúan tanto en las islas Comores, frente a las costas continentales de Tanzania, cuanto en el archipiélago de Reunión, mucho más aislado y al sur. Y así podríamos continuar por todos los mares.

Muchas veces he pensado que en las exposiciones de belleza morfológica se debería imponer como prueba de trabajo de los bichones su permanencia y desplazamiento por la cubierta y bodega de un barco en arrancada. Sin duda allí se forjó su elegante y eficaz movimiento. Se produzca o no alguna iniciativa en ese sentido, y es casi seguro que no se producirá, me gusta pensar en ello cuando me cruzo por la calle con uno de estos perros como de peluche, pequeños y orgullosos, que sorprenden a los extraños con el fuerte carácter (tan “de perro grande”) que ocultan tras su inicial e indiscutible amigabilidad. Cuando escucho comentarios resaltándolo, me dan ganas de terciar en la conversación y explicar lo que aquí he escrito. Algún día me atreveré a hacerlo sistemáticamente, porque creo que es una de las historias más bellas y románticas que encierra la cinofilia y llenaría de orgullo a los propietarios que la desconozcan.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los Bichones

  1. Adrian Vogel dijo:

    Jejeje mi más sincero y mundano agradecimiento por tan valiosa información. Se la haré llegar al (presunto) periodista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s