Mad Men: Draper & Thornhill

Como cada vez que se aproxima una nueva temporada de Mad Men y al hilo de las autopromociones que Digital Plus reitera dentro de su programación, mi mente se queda enganchada a su estética, sus historietas y los detalles visuales y musicales que la enmarcan. Y me cuesta trabajo salir de ellas. No hace mucho escribí un post para el blog El Mundano de mi amigo Adrián Vogel, comentando uno de los mil enfoques que se pueden dar a esta serie, que para mí cuenta ya con un lugar de honor en la lista de las mejores producciones de la historia del medio TV.

La obsesiva búsqueda de información al respecto de la serie me ha llevado esta vez por recovecos inesperados. Recuerdo que una de las primeras veces que hable de Mad Men con Adrián mucho antes de preparar mi post, él me decía, y hasta cierto punto yo estaba de acuerdo, que le contrariaba el ritmo pausado y lento, casi viscontiano de su acción, porque el ritmo de la realidad durante aquellos años era todo lo contrario: un torbellino. Y al reflexionar sobre ello conveníamos en que el ritmo trepidante de la peli de Hitchcock “Con la Muerte en los Talones” (1958-59) iba mucho mejor a la narración de aquella época.

Pero han tenido que pasar varios meses desde aquella conversación para que me dé cuenta de que, a pesar de esa diferencia fundamental centrada en el ritmo narrativo, son muchas más las coincidencias que vinculan “Con la Muerte en los Talones” con “Mad Men”. Y no solamente porque la equívoca identidad del protagonista resulte ser el motor de la trama en ambos casos. Reparo ahora en que, además, la peli de Hitchcock gira en torno a un personaje llamado Roger Thornhill (Cary Grant), un publicitario o “ad man” -no sé si ya en aquella época los llamaban así- cuyas oficinas se encontraban precisamente en la avenida Madison, igual que “Sterling Cooper”, la ficticia agencia de la serie cuya creatividad dirige el personaje de Don Draper (Jon Hamm). De ese “Madison” viene en parte, al parecer, el título “Mad Men”. Pues bien, para seguir con las coincidencias he descubierto, agazapada entre las autopromociones que vienen preparando el lanzamiento en España de la cuarta temporada de la serie, una pieza de Digital Plus que muestra a los autores de los títulos de crédito de “Mad Men” confesando que su diseño es tributario del que Saul Bass (1920-1996) realizó para “Con la Muerte…”. En efecto, no cabe duda de que es el mismo rascacielos, y servidor casi aseguraría que se trata del Seagram Building de Mies Van der Rohe (terminado en 1958, casi igual que la peli), por más que éste se halle en Park y no en Madison. Nótese la similitud entre las ventanas del rascacielos desde el que se despeña la silueta (presuntamente) de Don Draper y las del edificio que sirve de fondo a los créditos de la peli de Hitchcock. Luce en ambas la misma inconfundible “courtain wall” (ver imagen de apertura), técnica arquitectónica cuyo nacimiento se atribuye, no sé si con justicia, a Van der Rohe y su edificio Seagram. Tantas coincidencias no pueden ser casuales. Vaya usted a saber si el nombre en la peli del personaje del malvado Van Damm (James Mason) no es otro homenaje soterrado de Hitchcock, esta vez al celebrado arquitecto.  

Impresionante la música de Bernard Herrmann para “Con la Muerte…”, por cierto, una auténtica obra maestra que me asombra todas y cada una de las veces que la escucho. Dejo para un próximo post -y espero que el próximo no se haga esperar tanto como el de hoy, ustedes disculpen- un comentario sobre la música de Mad Men, tema que da también para bastante.

PS: Me hubiera gustado insertar vídeos de los créditos con sus músicas, pero temo incurrir en alguna infracción de derechos. Las imágenes aisladas son más inocentes. Espero valgan como ilustración.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Mad Men: Draper & Thornhill

  1. Adrian Vogel dijo:

    OK ahora lo pillo, y perdona el sonbismo: North by Northwest… es que me pierdo con la trad. española. Hace poco la volví a ver: se la puse a mi hijo (fue su primer Hitchcock)…

    • El título en inglés es también objeto de controversias como sabes -Northwest Airlines es la compañía aérea que lleva a Thornhill de un lado a otro; northwest by north es la traducción inglesa de nuestro “nornoroeste” en la rosa de los vientos- pero en cualquier caso lo prefiero a ese tan simplón titulo en español.

      • joaquin villaciervos dijo:

        El título también corresponde a la dirección que toma Roger Thornill en la película. Hacia el norte por el noroeste: Nueva York-Chicago-Rapid City. Y coincido en destacar la similitud de la serie con esta película. Saludos

  2. Fet dijo:

    Estoy poniéndome al día con Mad Men. La cantidad de series buenas que se están realizando me va a obligar a dejar de dormir para siempre. O de trabajar…

    • En la duda, deje usted de trabajar, Maese. Yo hace ya meses que, como el del chiste, duermo como un recién nacido: cada media hora me despierto y lloro… Y me pongo alguna serie. (Maese Fet, bienvenido por esta humilde bitácora)

  3. azulejosmonachil dijo:

    Aquí te dejo alguna coincidencia más: creo recordar que al principio de “Con la muerte…” aparece Roger con su secretaria en un coche, y curiosamente responde al nombre de Peggy, el mismo de la prometedora secretaria de Don… Posiblemente otro guiño al maestro. Un saludo y enhorabuena por el blog!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s