Cantata BWV 18

Como pueden ver los seguidores de esta serie sobre las cantatas de Juan Sebastián Bach, he modificado el estilo del título. El anterior modelo daba lugar a confusión ya que de lo que hablo no es de la liturgia de cada domingo sino de su cantata correspondiente o, mejor dicho, de una de las cantatas correspondientes. El domingo de hoy, tal como anticipaba en la anterior entrada, se denomina de “sexagésima” en referencia a los sesenta días que faltan para la Pascua.

Para este domingo Bach escribió a lo largo de su vida tres cantatas, las correspondientes a los números de BWV 126, 181 (ambas del periodo de Leipzig) y 18, estrenada ésta en Weimar en 1715 y que es la que he elegido para el post de hoy. El periodo de Weimar no es quizá tan prolífico en producción musical como el de Leipzig, y desde luego no lo es en lo que se refiere a música cantada. Sin embargo, la inspiración de Bach en aquella fase de su vida fue muy innovadora, como corresponde en buena lógica a alguien sensiblemente más joven y con más ganas de labrarse un camino creativo propio.

En este sentido, me interesa de esta cantata su estructura huidiza con respecto a los cánones  más frecuentes, según los cuales la obra comenzaría con un coro, seguiría con varios arias precedidos de su recitativo correspondiente y finalizaría con un coral a cuatro voces. A diferencia de ello, esta cantata BWV 18 “Gleichwie der Regen und Schnee vom Himmel Falt” (“Lo mismo que la lluvia y la nieve caen del cielo”) arranca con un movimiento completo exclusivamente instrumental  –o “sinfonía”-, sigue con un recitativo y su movimiento central de los cinco que la componen es un recitativo con coral –o “letanía”-, para terminar, eso sí, en un coral a cuatro voces muy ortodoxo.

Parte de la letra y el tema musical del tercer movimiento se atribuyen al propio Lutero. El resto de ese movimiento y el cuarto se desarrollan sobre textos de Erdmann Neumeister  (1671-1756); las palabras del recitativo 2, que dan nombre a la cantata, pertenecen al libro bíblico de Isaías; el coral “Ich bitt, o Herr, aus Herzens Grundes” (“Ruego, oh Señor, desde lo más hondo del corazón”), lleva música de compositor desconocido y su texto es de Lazarus Splenger (1479-1534).

La versión que he encontrado es íntegra (en torno a 14 minutos) y volvemos, igual que el domingo pasado, a encontrar  un niño haciendo la voz de soprano, circunstancia tan del gusto del historicista Nikolaus Harnoncourt, de nuevo dirigiendo el Concentus Musicus Wien. La grabación es de 1971, algo anterior, pues, a la que ilustraba el último post. No tengo datos de quién es el niño, pero en cualquier caso es uno de los solistas de los Niños Cantores de Viena (Wiener Sängenknaben). El tenor y el bajo  son, respectivamente,  Kurt Equiluz y Max van Egmond.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cantata BWV 18

  1. Arnau dijo:

    Es extraordinaria su aparente sencillez, su suave cadencia. Música que fluye para acabar envolviéndote en otra dimensión. Una delicada y preciosa exquisitez.

  2. Adrian Vogel dijo:

    Caray Arnau parece que escribas sobre tu Barça. ¿No te habrás equivocado de blog y de Antonio? A mí a veces me pasa con Piera y Perea.

    Pues sí querido Antonio, Bach es como dice Arnau. Y no me aburre. Me sorprende que a vos no os aburra, como el juego de los del filósofo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s