Cantata BWV 1

"Anunciación", Simone Martini (1285-1344)

Antes, al menos en mi casa, cuando algo era muy tedioso y duraba mucho se decía que era más largo que un domingo sin fútbol. Así se me hacen a mí los domingos estos de cuaresma, sin cantata acerca de la que enrollarme y daros la tabarra. Este domingo pasado, cuarto de cuaresma y sin cantata, se llamaba “Laetare”, y el domingo que viene, quinto y también sin cantata, se llama “Judica”. Todos estos nombres tan raros ya dejé por aquí escrito que se deben a las palabras con las que se inician las lecturas principales de sus liturgias dominicales, no tienen otra magia.

Estos domingos me recuerdan el aspecto dantesco que tienen las iglesias antes de la pascua.  A mí de pequeño me daban como miedo. Mi familia –mejor cabría decir mi madre, que era en casa la que iba a misa y me arrastraba con ella- éramos feligreses de la parroquia del Espíritu Santo, en la esquina de la calle de Alcalá con la de José Villena. Recuerdo la sensación espectral que daban allí en cuaresma las imágenes cubiertas por gruesos tafetanes color lila, cuyas caídas no impedían que se adivinaran bajo sus ondas la cabezota de San Antonio de Padua  o el dedo enhiesto de San Pancracio. La falta de estímulos visuales se diría que acentuaba el olor a cerrado que se respiraba allí dentro, un aroma extraño a incienso añejo, a alfombra polvorienta y a epidídimo reseco. Por allí, a pesar de llamarse del Espíritu Santo, no se veía palomo alguno, lo que en realidad se veneraba era una talla de la virgen del Carmen muy querida en el vecindario. Todo el tinglado se demolió en los años sesenta y se trasladó a otro templo a unas pocas manzanas del antiguo, de nueva construcción pero mucho menos auténtico, sin aquél patio con un pozo que remedaba un convento. En el viejo solar levantaron una casa de pisos cuya construcción no sé si aprovecharía a los curas o a quien. Sin embargo ha quedado para siempre como recuerdo de aquella iglesia derruida el nombre de la estación de metro que existe en la misma esquina: El Carmen, en honor a la imagen de la virgen a que me refería antes. ¡Anda que no hay gente que se pregunta por qué se llama así la parada del metro! Pues esta es la razón, y no creo que esta referencia toponímica sobre la estación se encuentre en ningún otro rincón de internet. Sólo en mi humilde blog, para que luego digan de los blogueros.

Si la parada la hubieran hecho quinientos metros más arriba en la misma calle de Alcalá, se habría llamado “Fátima”, que es como se llama la iglesia que hay allí, a la que mi madre trasladó su fe -y a mi persona agarrada de la mano- porque los curas de El Carmen eran demasiado franquistas para ella y su organista demasiado sordo para mí. En Fátima siguió mi madre oyendo misa hasta mucho después de yo emanciparme. Al salir del oficio religioso daba sistemáticamente un duro al pobre que había en en la escalinata de la puerta, y el pobre resultó después no ser otro que Francisco García Escalero, alias “El Escalero” y más conocido como “el mendigo asesino”, pues se trataba de un asesino en serie, el segundo con más víctimas a sus espaldas –quince, todos mendigos como él- de la historia criminal de España (por lo civil, se entiende, que por lo militar nadie le echa el guante a Franco en cuanto a muertos). Mi madre tuvo que cambiar de pobre cuando capturaron al “Escalero”.

Bueno, basta de historietas de mi infancia. Para sobrellevar estos domingos sin cantata, os dejo la interpretación de la cantata número 1. Ya sabéis, no fue cronológicamente la primera, sino a la que Schmieder le dio por catalogar como BWV 1 “Wie schön leuchtet der Morgenstern” (“Con qué belleza luce la estrella de la mañana”), escrita y estrenada en Leipzig en 1725 para la festividad de la Anunciación, que se celebra el 25 de marzo. Casi estamos en fecha, pues. Si os resulta extraño eso de celebrar la Anunciación en plena cuaresma, os brindo una reflexión: al 25 de marzo, la Anunciación, se le suman nueve meses y resulta el 25 de diciembre, o sea, Navidad.

La interpretación que os dejo del coro inicial y el primer recitativo es la que grabaron en el año 2000 los siempre excelentes Ton Koopman y su Amsterdam Baroque Orchestra and Chorus.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Cantata BWV 1

  1. Arnau dijo:

    Pues que me perdone Bach, pero esta vez no hubiera hecho falta escuchar su esplendorosa música para resultar ésta una entrada sublime; la sencillez de lo cotidiano, bien relatado, suena también a música celestial.

  2. Carlos Nápoles dijo:

    Buenos dias!!!!! Feliz domingo….¿es posible encontrar en algún lugar los textos de las cantatas o al menos de algunas? Estoy comenzando ahora escuchar, he visto que Salomo Franck.- O solamente tendremos que conformarnos con los títulos.

    Al menos gracias a esta lectura, he comprendido que esta BW! era para la fiesta de la Encarnación, “Wie schön leuchtet der Morgenstern” (“Con qué belleza luce la estrella de la mañana”), Ya lo copio y lo guardo.

    Ojala pueda indicarme, para poder seguir escuchando….Este Blog me parece extraordinario. Gracias por perseverar y sepa que le leo y le sigo con muchisimo gusto.

    • Carlos Nápoles dijo:

      Quise escuchar el vinculo anterior que has dejado. pero no esta disponible. He escuchado otros, pero no se si puedas recomendar alguno más-

  3. Hola Carlos, gracias por tus palabras. “Wie schön leuchtet der Morgenstern” es uno de los himnos más maravillosos de la historia de la música sacra, y lo que Bach hace con él en esta cantata “al igual que con el resto de las llamadas “cantatas corales” (1724-25) merecería ser más divulgado. Hasta donde yo sé, el texto no es de Salomo Franck (un libretista más vinculado a la etapa de Bach en Weimar, 1708-1717), sino que se basa en un coral atribuido a Philip Nicolai. El conjunto del libreto de la BWV 1, durante mucho tiempo considerado anónimo o incluso del propio Bach, hoy puede uno atreverse a afirmar que fue elaborado por Andreas Stubel, a la sazón Kon-rector de la escuela de Santo Tomás de Leipzig y con quien Bach disfrutó de buena amistad hasta su repentino fallecimiento en 1725.
    Te recomiendo la página web “bach cantatas website” (ponlo en google) donde podrás encontrar el texto en castellano (y en muchos otros idiomas, incluido el hebreo) de todas las cantatas de Bach y mucha otra información que sus “colgaos” valoramos muchísimo.
    En cuanto al vínculo lo actualizaré cuando tenga un rato. De momento prueba con “http://www.youtube.com/watch?v=Fz9_25PyJ_w” , donde encontrarás la reposada versión de Karl Richter y la orquesta Bach de Munich, grabada en los años 70 del siglo pasado, a contracorriente del por entonces incipiente triunfo de las versiones historicistas (Leonhardt, Harnoncourt un poco menos Rilling,..).
    Los abonados a mi blog saben que soy un poco irregular actualizando, pero sigo por aquí. Mantente en contacto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s