Desagravio a Elvira Lindo: cantata BWV 191

Imagen de Elvira Lindo (EFE) publicada con motivo de la presentación de su última novela "Lo que me queda por vivir" (Seix-Barral, 2010)

Leo en el dominical de El País  el artículo  de Elvira Lindo (“No te contesto”, 10 de abril de 2011). Se manifiesta dolida con un articulista de un suplemento cultural de otro periódico que al parecer le ha pretendido insultar desde sus páginas, pero no dice quién es ni en qué medio vertió sus insultos. No me hubiera llamado tanto la atención el detalle si no se dedujera de las palabras de Lindo que uno de los motivos de tales descalificaciones, básicamente tildándoles a ella y a su marido de pijos, era el hecho de que hubieran asistido a una interpretación de lujo en el Carnegie Hall –Elvira Lindo y su marido, Antonio Muñoz Molina, viven en Nueva York durante buena parte del año- de la Misa en Si menor BWV 232 de Juan Sebastián Bach. He escuchado numerosas veces esa obra y también la he cantado una vez en Londres. Desde una y otra situación, la de intérprete y la de oyente, es una auténtica prueba de valentía. Sólo superando el respeto por sus alrededor de dos horas de audición obligatoriamente ensimismada y estando dispuesto a hacer trabajar muy duro las propias meninges musicales se puede uno aproximar a este monumento colosal, sin duda la obra más compleja escrita para orquesta y coro (decir “coro y orquesta” sería más exacto) desde que el mundo es mundo y hasta nuestros días. Tanto de oírla como de cantarla termina uno exhausto. Por eso no se me ocurre un calificativo menos adecuado que el de “pijo” -es decir, superficial, preocupado en exceso por el envoltorio externo de las cosas, carente, en fin, de inteligencia- para ser aplicado a cualquier cosa que pueda relacionarse con la audición de la gigantesca Misa en Si menor.

Investigo en internet y descubro no sin bastante trabajo, y aquí lo dejo dicho para quien haya tenido la misma duda que yo, que el articulista en cuestión a quien Elvira Lindo se refiere es Ignacio Ruiz Quintano en ABC. Sólo me suena de él haberle visto por la tele en alguna tertulia ejerciendo de facha. Digo ejerciendo porque no me consta que en realidad lo sea, sabido es que en este tipo de ejercicios seudoinformativos los participantes se reparten los papeles casi como en un guión teatral. En cualquier caso, el artículo de marras  no me gusta, no encuentro en él más que el insulto por el insulto y lo veo gratuitamente faltón. Reviso artículos anteriores en su blog y vuelvo a encontrar insistentemente tres cuartos de lo mismo: mucho envoltorio y poca chicha, es decir, todo muy “pijo”.

Sí me gustan en cambio, y mucho, los artículos de Elvira Lindo, desde toda la vida. Ha habido etapas de El País en que lo compraba los domingos por su artículo, la columna de Vicent y poco más. En concreto el texto de Lindo que motivó el conflicto describe inmejorablemente las razones por las que muchos ateos, agnósticos y cristianos no practicantes de ambos lados del océano somos capaces de emocionarnos con la música de iglesia escrita por un devoto cristiano como fue Bach. Me identifiqué de arriba a abajo con lo que Lindo escribió.

Aprovechando que esta semana oficialmente no hay cantata por ser cuaresma, y en un intento humilde de desagravio a Elvira Lindo (y vano además, pues si de algo estoy seguro es de que ella no lee este blog) por las ofensas recibidas en el ejercicio de la defensa de la fe “bachiana” -una suerte de martirologio- me decido a colgar en honor de esta escritora el primer número de los tres que integran la cantata BWV 191 “Gloria in excelsis Deo”, transcripción casi literal –sólo faltan los fagotes, yo creo- de los números 4 y 5 de la Misa en Si menor BWV 232. Hasta que canté ésta última, yo compartía las dudas sobre el misterio del origen de su cantata gemela a la que ahora me refiero, con sus tres movimientos casi calcados de fragmentos de la Misa, su texto en latín en vez de en alemán como el resto de las cantatas y su doxología más católica que luterana a pesar de pertenecer al periodo del compositor en la muy luterana Leipzig. Todo esto ha traído y sigue trayendo de cabeza a los musicólogos en cuanto a la génesis de la obra y, también, en cuanto a cuál de las dos obras, Misa o Cantata, fue primero.

Tras cantarla, sin embargo, no dudé en abrazar la teoría que algunos historiadores apuntan, aunque sin evidencias documentales, de que nació como celebración casi civil (autoridades venidas de la católica Dresde reunidas con las locales en la luterana y universitaria Paulinerkirche de Leipzig) de la firma del Tratado de Dresde  (25 de diciembre de 1745) que, tras la victoria de Prusia en la guerra de sucesión, establecía la paz entre ésta, Austria y Sajonia. Créanme mis lectores cuando les digo que al entonar uno de los pasajes con la frase “Et in terra pax hominibus bonae voluntatis”, el coro casi grita “¡pax, pax!” en vez de cantarlo. Cuando lo canté en Londres estaba en pleno apogeo la controversia sobre la guerra de Irak. Con las calles llenas de pasquines mofándose de la foto de las Azores, y en un conjunto trufado de cantantes y músicos ingleses y españoles, la interpretación del “…et in terra pax…” se convirtió en un momento muy emotivo.

Vuelvo a traer a este blog la versión de mis admirados músicos y cantantes de la Bachstiftung de St Gallen. Ya he dejado dicho que quiero jubilarme antes de que dejen de estar operativos, para irme a vivir allí tan sólo por escucharlos. Llamo vuestra atencion sobre el pasaje fugado “Et in terra pax…” -aprox. minuto 2:58- con sus cinco voces (la partitura prevé dos grupos diferenciados de sopranos) yuxtaponiendo el texto hasta que convergen en “bonae voluntatis” y en “pax”. Emocionante.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Desagravio a Elvira Lindo: cantata BWV 191

  1. Euterpe dijo:

    ¡Madre mía, con lo bella que es esta obra, yo la adoro! ¡Qué incultos hay por el mundo! Pero ya está: los que amamos la música somos elitistas… Hoy día prima la vulgaridad, se condena la excelencia… Si entráis en mi blog (haciendo clic sobre mi nombre) oiréis precisamente un fragmento de esta misa en una magnífica versión, la de estupendos cantores… A ellos está dedicado mi blog; ellos pueden representar esta excelencia de la que hablamos y que por desgracia en este país está tan mal vista. Muchas gracias y feliz Semana Santa.

    • Es un todo un honor tenerte por estos humildes “andurriales”, Euterpe. Sigo tu blog desde hace tiempo, y me documento en él cuando quiero saber cosas sobre el formidable Tölzer Knabenchor, todo un fenómeno de la interpretación coral al que me he referido con frecuencia en este blog mío (que está acabando por dedicarse casi en exclusiva a hablar de Johann Sebastian Bach). Me uno a la recomendación de tu blog para todos mis visitantes. Felicidades a ti también y gracias por pasarte por aquí y comentar.

  2. elvira Lindo dijo:

    Querido amigo,
    mil gracias por tu comentario.
    Se siente una más acompañada.
    !Y viva Bach!
    Un beso,
    e.

  3. He estado curioseando como aficionado a Bach y antiguo componente del coro de Domingo Losada, me alegra ver que en España hay gente culta y sensible dedicada a estas averiguaciones, todo ello mientras escucho el oratorio de Navidad desde Belen.
    Gracias por el blog.

  4. Gracias a ti por tu visita y por tus palabras tan generosas, Emilio. Coincidí hace muchos años con Domingo Losada en la Iglesia de San Manuel y San Benito de Madrid. No me acuerdo qué cantabamos mi coro de entonces (creo que era el de la Universidad Complutense), pero sí le recuerdo perfectamente a él al órgano. Me causó una impresión enorme, un formidable organista y músico. Seguro que disfrutaste mucho cantando allí. Saludos.

  5. marta castelli dijo:

    El tema no es la cantata, sino posturas que duelen. No he visto ni a Lindo ni a MMolina condenar
    a EEUU por sus actos genocidas presentes y pasados, ella dice que es “progre” (sí, por la mitad), come pizza con Letizia y Felipe, en forma casual y todo es “tan natural”. Un escritor no
    es natural, tiene una ideología y hay que desnudarse porque es una responsabilidad acceder a los medios y dar señales. MM me encantaba antes, como hijo de Onetti que fue. Lindo, en la prensa rosa, haría un buen papel

    • Marta, bienvenida y feliz año nuevo. Gracias por animarte a dejar tu comentario. Sólo manifestarte que, al menos de lo que entiendo de él -que es poco-, discrepo de arriba abajo, no suscribo ni las comas. Pero ahí queda, que no se diga que hay censura.
      Saludos.

      • marta castelli dijo:

        Has confundido el interlocutor, no es mi mensaje. Yo dije del compromiso del escritor y que nada es casual ni natural en su discurso, es responsable y comprometido, lo desnuda. Un saludo

  6. Jose dijo:

    Pues a mí me gusta Bach y también Ruiz Quintano. Ya soy mayor para leer Manolito Gafotas. Que Elvira Lindo ha ido a un concierto de Bach… ¿y qué? En “Un pez llamado Wanda” Jamie Lee Curtis le decía a Kevin Kline que los monos pueden hacer como que leen a Nietzsche pero otra cosa es que lo entiendan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s