Cantata BWV 185 “Barmherziges Herze der ewigen Liebe”

El reformador luterano Johann Agricola

Iba teniendo ya ganas de volver a traer una de las cantatas del periodo de Weimar, aquella corte que en 1708 dio cabida como músico a un Johann Sebastian Bach con la carga de rebeldía de sus 23 años y todas las ganas de convertirse en un organista y compositor singular. Ya he introducido en alguno de mis pasados comentarios que me gusta especialmente la inconformista personalidad musical que se detecta en las cantatas de Bach de ese periodo que habría de extenderse hasta 1717, fecha en que tras novelescas vicisitudes –que incluso dieron con los huesos del maestro en la cárcel durante un mes- la corte autorizó la partida del genial músico hacia Köthen, su  siguiente destino laboral.

Esas ganas de volver a traer el periodo de Weimar a mis comentarios son las que me mueven a, de las tres cantatas escritas por el maestro para este domingo tercero después de la Trinidad de hoy, descartar las BWV 24 y 177, ambas escritas en Leipzig años más tarde, y quedarme con la BWV 185 “Barmherziges Herze der ewigen Liebe” (“Corazón misericordioso de amor eterno”) escrita en 1715, es decir, un par de años antes de que finalizara la estancia  del maestro en Weimar. Como casi siempre en las cantatas de ese periodo, la estructura de sus seis números se aleja de la clásica que establecería casi como canon durante su posterior periodo de cantor en Leipzig, iniciándose con un dueto de soprano y tenor sin que el coro a cuatro voces aparezca hasta el coral final número seis, que a menudo es cantado por los cuatro solistas. Excepto en el número 1, la cantata incorpora un fagot a sus efectivos en el resto de los números.

El motor de la cantata es el cantus firmus del coral “Ich ruf zu dir”, atribuido al discípulo de Lutero Johann Agricola (1492-1566). De hecho, el número 1 de la BWV 185 con el que ilustro este comentario se estructura como un trío en el que, sobre la base del bajo continuo, soprano y tenor cantan el texto de Solomo Franck (1659?-1725) que da nombre a la cantata, mientras que el oboe completa el trío entonando el referido coral. La versión está extraída del canal You Tube de la Bach Stiftung de St.Gallen, cuyos intérpretes están como de costumbre dirigidos por Rudolf Lutz. Los solistas son la soprano alemana Regina Kabis y el tenor californiano formado en Chile Jens Weber. Me encanta que Bach sea el hilo en el que se hilvanan gentes de tan distante procedencia con un motivo tan aparentemente austero como interpretar una cantata.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Johann Sebastian Bach, Música y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Cantata BWV 185 “Barmherziges Herze der ewigen Liebe”

  1. Adrian Vogel dijo:

    Un domingo sin Bach es como un jardín sin flores.

  2. Euterpe dijo:

    Hombre, ¿cómo voy a tener inconvenientes en que promociones mi blog en el tuyo? Muchas, muchas, muchas gracias por el interés.

  3. Euterpe dijo:

    ¡Ay! No puedes imaginarte cuánto lamento la pérdida de más de cien cantatas bachianas y al menos dos pasiones… ¡Qué triste! Y las versiones de ellas que hubieran hecho Harnoncourt y los Tölzer… A veces sueño que alguien descubre unas cuantas. ¡Oh, cuánto debemos al gran Bach y qué pena que no pueda agradecerle en persona lo feliz que me hace! Y el pobre fue tratado tan injustamente… Al menos lo he podido hacer con Schmidt-Gaden y algunos ex Tölzerknaben que tomaron parte en la grabación de Teldec, y también he expresado mi agradecimiento a Harnoncourt (por carta). Oh, aún no he visto al Concentus…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s