Cantata BWV 199, “Weimar was different”

Weimar: imagen actual del renovado órgano de la Herder Kirche

Yo estoy de acuerdo con la mayoría de vosotros: las cantatas de Bach van mejor por las mañanas. Pero a veces surgen cosas y uno no puede actualizar su blog hasta por la tarde. Así es que si alguno de vosotros echaba de menos la cantata de cada domingo que deje de sufrir, que aquí está. Hoy  es undécimo domingo de la trinidad. Ya, ya sé que es muy latoso leer cada domingo qué liturgia es la que toca, y encima esta vez ya por la tarde/noche, que todos lo sabéis de sobra porque lo habéis oído en misa :-). Pero tratándose de cantatas de iglesia, es importante ponerse un poco en situación.

Bach escribió tres cantatas para la congregación de hoy. Dos proceden de su periodo de Leipzig, las que corresponden a los números de BWV 179 (1723) y 113 (1724), ambas construidas con la estructura en la que tan cómodo se sentía el maestro en aquellos años, con un coro de apertura, un coral a cuatro voces como conclusión y varias arias o duetos con sus oportunos recitativos hasta completar seis partes en el primer caso y ocho en el segundo. La otra cantata para hoy la escribió en Weimar, y ya sabéis lo que pasa cuando se cruza en mi camino una obra de aquel periodo: que no me sé resistir.

La cantata de hoy, pues, es la BWV 199 “Mein Herze schwimmt im Blut” (literalmente, “Mi corazón nada en sangre”) que debe su impactante nombre al verso inicial de un texto escrito por Georg Christian Lehms (1684-1717), quien, como hemos ido viendo a lo largo de estos domingos, era uno de los libretistas favoritos de Bach. Se trata de una cantata muy antigua, pues su creación se remonta a 1714 o incluso un año antes según algunos investigadores. Si tenemos en cuenta que Bach se estableció en Weimar en 1708 – no cuento una estancia previa de seis meses en 1703 con sólo 18 años- y que el encargo que allí recibió de elaborar una cantata para cada domingo procede precisamente del año
1714, es decir, del de la creación de esta misma cantata de hoy, podemos afirmar que estamos ante una de las más antiguas de todas las que escribió el maestro.

Como muchas otras de las de Weimar, la cantata 199 está compuesta para solista sin coro, en esta ocasión para soprano solo. La orquestación es igualmente sucinta, con atriles tan sólo para dos violines, viola, oboe, fagot y continuo. La composición del himno generador del coral se remonta a 1574 y está contenido en una colección firmada por el músico holandés Jacob Regnard (1545?-1599). La cantata se estructura en seis números: dos arias, un coral y otro aria conclusiva – la cantata empieza con un recitativo y no concluye
con un coral, “Weimar was different”- cada uno de ellos precedido por un recitativo.

A lo largo de la historia reciente, la bella exigencia de agilidades vocales de esta cantata ha atraído hacia su interpretación a gran número de sopranos de las más renombradas, incluso entre aquellas que no frecuentan demasiado el género “oratorio”. Así, han grabado versiones desde Marilyn Horne hasta Edita Gruberova, por citar sólo dos clásicas más identificadas por los aficionados –por mí entre ellos- con la gran ópera que con la música de iglesia de Bach. La ilustración que incluyo a continuación sí que corresponde, en
cambio, a una especialista en oratorio barroco, de las más afamadas de la actualidad, además. Me refiero a la excelente soprano checa Magdalena Kozená, a la que mientras seguimos durante un rato una partitura autógrafa de Bach, podemos escuchar en una toma correspondiente a la grabación llevada a cabo en Gales en el año 2000 –todavía no era, pues, pareja de Simon Rattle, vigente director titular hoy de la Filarmónica de Berlín (sé que estos cotilleos le gustan a buena parte de mis seguidores)- para el sello Archiv junto con los English Baroque Soloists bajo la dirección de John Elliot Gardiner. El video abarca los dos últimos números: recitativo y aria final. (Si queréis verla y oirla entera pinchad aquí, merece la pena).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Johann Sebastian Bach, Música. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Cantata BWV 199, “Weimar was different”

  1. Adrian Vogel dijo:

    yo también llego tarde…

  2. Todos los santos tienen su novena…

  3. pfp dijo:

    de momento yo no voy a más Liturgias que a estas que nos dejas tú. A la espera de la de hoy, escucho otra vez la maravilla que nos dejaste el domingo pasado.

    gracias antonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s