Cantata BWV 33: tras los “pasos” de Bach

Bach desarrolló durante su carrera de compositor una brillante habilidad para
recrear dentro de sus partituras la acción del caminar humano. No se conformaba
con establecer el ritmo obstinado que dibuja sobre el terreno un paso detrás de otro (andante), sino que se esforzaba en desplegar, como un telón de fondo, el clima de cada acción de caminar, sabiendo que éste siempre ha de tener un sentido tanto en lo físico como en lo emocional. Fruto de esta habilidad aparecen en la literatura musical del maestro páginas de enorme brillantez, como son el momento en que los pastores superan su temor inicial y se animan a emprender camino hacia Belén con motivo del anuncio de la llegada del Mesías  (“Lasset uns nun gehen gen Bethlehem”, 1734; Oratorio de Navidad BWV 248-III,2-3): un correteo ilusionado y sorprendido en el que unos a otros se van dando la buena nueva al encontrarse -y encontrarse sus voces en la partitura-. En el siguiente video lo escuchamos en la versión de Gardiner con el coro Monteverdi y los English Baroque Soloists mientras seguimos la correspondiente partitura autógrafa del maestro restaurada en la universidad de Leipzig.

O el despertar de las esposas en la recreación de la escena de las vírgenes prudentes que constituye el eje de la maravillosa cantata BWV 140 “Wachet auf, ruft uns die Stimme” (“Despertad, la voz nos llama”, 1731), ese caminar diligente con el  que nos dirigimos al encuentro del deber. Se recoge este pasaje en el siguiente video de la Bachstiftung de St. Gallen; formidable la idea de Rudolf Lutz de subir al púlpito la trompa, “la voz” que nos llama -aquí a cargo de la excelente especialista islandesa Ella Valla Armannsdottir- doblando la línea del coral que en la voz de las sopranos proclama el verso que da nombre a la cantata.

De mucho antes que estos dos ejemplos data el que incluye la cantata de hoy, decimotercer
domingo de la trinidad, ya que he elegido la BWV 33 “Allein zu dir, Herr Jesu Christ”  (“Solamente en ti, Señor Jesucristo”) escrita nada menos que en 1723, el primer año de Bach en Leipzig. La cantata está escrita para tres voces solistas (alto, tenor y bajo), coro, continuo y una orquesta con dos oboes, dos violines, viola y órgano. Se estructura en seis
partes de las que la primera es un coro y la última un coral. Las cuatro restantes son dos arias, la segunda en dúo de tenor y bajo, precedidas ambas por sendos recitativos.

De esta obra he elegido el aria de contralto número 3, “Wie furchstam wankten meine Schritte” (“Cuán temerosos y vacilantes son mis pasos”), muestra de cómo el maestro describía en papel pautado el caminar vacilante. Personal y humildemente, yo encuentro en el contraste del tímido pizzicato de los violines y los largos y lentos fraseos de la voz y del violín principal un antecedente claro del tratamiento ambiental que encontramos tiempo después en una sección de la obra universal de Vivaldi “Las cuatro estaciones”. Me refiero al paseo sobre la nieve representado en el segundo movimiento de “El Invierno” (“Il cimento dell’armonia e dell’invenzione” op.8 RV297-2 publicado en 1726). En este caso la vacilación del caminante descrita por Vivaldi se debe a la precaución ante algo tan terrenal como la lluvia sobre el suelo previamente nevado. El antecedente de la cantata de Bach, por el contrario, creada sobre el texto de un poema de Konrad Hubert (1507-1577), nos acerca a la mística de la prudencia del pecador al presentarse ante su dios y someter a su juicio sus actos. Pero en ambos casos ahí está magistralmente reflejada la vacilación de los pasos del caminante.

Vuelvo a recurrir (y a recomendar a mis lectores su producción) a la garantía de calidad
de la Bachstiftung de St.Gallen para ilustrar la cantata de hoy y más concretamente este aria “caminante” de la que he hablado. La voz solista es de la mezzo soprano alemana Ruth Sandhoff y el violín solista es John Holloway.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Johann Sebastian Bach, Música y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Cantata BWV 33: tras los “pasos” de Bach

  1. Adrian Vogel dijo:

    Muchas gracias: hoy Bach al cubo.

  2. Arnau dijo:

    Unos pequeños pasos de unos hombres, un gran salto para la humanidad.

    Deliciosa entrada, Antonio.

  3. Gracias a ti, Adrián. La cantata 140 se puede analizar desde tantos ángulos que siempre hay alguna coartada que permite regresar a ella. Hoy he vuelto a ceder a la tentación.
    Me ha encantado tu comentario, Arnau, gracias, define perfectamente mi percepción de lo que representa cada una de estas cantatas. Lo usaré en algún texto (si no os importa a ti y a Neil Armstrong).

  4. pfp dijo:

    andante,…no sabía su significado,… con lo evidente que resulta después de escuchar la BWV 33 y el invierno de Vivaldi,… ambos maravillosos.
    digo yo que además de ser un genio inmenso de la música JSB debía ser también un genio en el conocimiento del hombre…
    Antonio, gracias, un abrazo

    • Hay mucha hojarasca biográfica que cribar -Forkel, Spitta, Terry… incluso Schweitzer- para intentar saber cómo era Bach en realidad. Que era listo y se había preparado (música, filosofía,…) es indudable. Y que no era el sociópata malhumorado y beato que nos han querido vender, también. Pero los contornos del personaje siguen estando poco definidos para los que no tenemos acceso fácil a las fuentes históricas. Habrá que seguir intentándo descubrirle. Gracias a ti, Pilar.

  5. iesounonies dijo:

    Respecto a la imitación del paso, no he visto reseñada en el post la cantata BWV 30, número 10, un ejemplo de imitación en forma casi de giga. Vega Cernuda traduce el principio como ”corred, horas, llegad, llevadme pronto a los frondosos bosques (..)”.

    Y suena así de bien:

    • iesounonies dijo:

      Bueno, lo mismo también puede interpretarse como el caminar de un reloj, visto así…

      • Muchas gracias por tu estupenda aportación. Culpa de mi alemán miserable que ni me había acordado de este aria tan bonita y tan bien traída. Qué versión más buena además (Gardiner, al parecer). Bienvenido a esta tu casa, señor Ies ou non ies. Repite la visita y, si te es posible, aportaciones como esta, por favor. Cuantas veces quieras.

  6. iesounonies dijo:

    Tengo un pequeño blog en el que diserto en mi lengua patria sobre Bach (entre diversos temas que me interesan). No es gran cosa: recopilo cosillas que encuentros en mi biblioteca o en internet. La parte dedicada al maestro cantor se puede encontrar aquí:

    http://iesounonies.wordpress.com/category/bach/

    Que la disfrute(n) con salud.

    Un placer haber encontrado su página durante una aburridísima reunión de trabajo.

  7. iesounonies dijo:

    Por cierto, en el comentario anterior me equivoqué de aria. No es el noº 10 de la BWV 30, es el nº 5, y Vega Cernuda lo traduce así:

    ”Venid emperdernidos pecadores, daos prisa y corred, hijos de Adán (…)”.

    Es por tanto una figuración del paso, y no de un reloj. Disculpen la confusión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s