Cantata BWV 63: Navidad de 1714 en Weimar

Belén llamado "del Príncipe" (1790) Palacio Real, Madrid

La ausencia de pastorcillos, Reyes Magos, ángeles tañendo laúdes y demás imaginario clásico de la Navidad confiere a esta cantata BWV 63 “”Christen, ätzet diesen Tag” (“Cristianos, grabad este día” -“en metal y mármol” añade el libretista, y Bach toma esta consideración muy en cuenta tal como veremos-) un carácter muy especial. Fue, al parecer, estrenada en Weimar en la Navidad de 1714, muy poco después de la llegada del maestro a esta ciudad, pero para algún autor (Finscher, 1976) no está claro que ése fuera el destino original de esta música, aventurando la posibilidad de que formara parte años antes del “casting” elaborado por Bach para postularse como organista en Halle.

Unida a esa ausencia de pastorcillos y estrellas de Belén, la peculiar estructura simétrica de la cantata, que no termina con un coral susceptible de ser seguido o cantado por la congregación, sino con un coro en toda regla de complejidad pareja a la que presenta el de apertura, convierte esta obra en objeto de bastante polémica historiográfica. John Elliot Gardiner en las notas explicativas que acompañaron –y acompañan, yo creo que está todavía en los anaqueles de las casi extintas tiendas de discos- a su integral de cantatas “Pilgrimage”, llega al punto de calificarla como “enigmática”. He de confesar que yo lo único que veo es uno más de los estremecedores despliegues de genio que, por alguna razón, Weimar inspiró en el espíritu de Bach a lo largo de sus años de trabajo en aquella ciudad, sentimiento que ya he manifestado en otras ocasiones a lo largo de esta serie de breves comentarios.

En lo técnico, esta cantata 63 utiliza una orquesta bastante grande para lo que Bach solía en aquellos años, contando entre los efectivos instrumentales con cuatro trompetas, tres oboes (“…grabad en metal y mármol…”), fagot, dos líneas de violín, una de viola, órgano, timbales y continuo. A este despliegue se une el coro y los cuatro solistas vocales con importantes contribuciones melódicas y armónicas, pues entre los dos grandes coros, números 1 y 7, que abren y cierran la obra, se intercalan tres recitativos y dos duettos de mucho calado artístico (soprano y bajo en el número 3; alto y tenor en el número 5). En cuanto a los textos, se atribuyen –sin mucha convicción entre los estudiosos- al poeta Johann Michael Heineccius (1674-1722).

Dejo como ilustración la versión del coro inicial que da nombre a la cantata grabada por Harnoncourt  para la integral de Teldec en 1976 con sus colaboradores habituales en aquellos años: Concentus Musicus Wien a los instrumentos y las voces perfectas de los Cantores de Bad Tolz (Tölzer Knabenchor). El único enigma que a mí me asalta con respecto a la cantata 63 desde que este registro anda por mi casa es por qué permitió el exigente director alemán (afincado en Viena) que unas trompetas tan desafinadas pasasen al máster definitivo. Quizá era para acentuar ante el oyente el carácter histórico de aquellos valiosísimos instrumentos, sin duda arduos de tocar y de mantener afinados a lo largo de tantas horas de sesiones de grabación. Lo cierto es -otro enigma esta vez algo más íntimo- que personalmente no he encontrado otra versión que me emocione tanto. Mi oído reclama esas trompetas arcaicas de tonalidad huidiza igual que se hizo a los parásitos de aquellos vinilos que saltaban siempre en determinado punto de la música. Espero que a vosotros también os guste.

Y aprovecho para desearos un feliz día de navidad, de solsticio de invierno o de lo que cada uno quiera celebrar en estas fechas. Abrazos para todos, bachianos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cantata BWV 63: Navidad de 1714 en Weimar

  1. Adrian Vogel dijo:

    Felices Fiestas para su merced y sus seres queridos. Y que en 2012 podamos seguir disfrutando de estas grandes matinales dominicales con J.S. Bach.

    Muchas gracias por alegrarnos el desayuno, y levantar nuestros ateos espíritus con tan bellas músicas luteranas.

  2. pilar dijo:

    hace rato que me acompaña Él, de hecho hemos recogido la vajilla juntos,… hasta la tarde no podré escuchar tu regalo Navideño pero quiero desearte sin falta FELIZ NAVIDAD Antonio, te mando un abrazo grande y quiero decirte que me alegro mucho de haber dado contigo en estas autopistas que surcan cielos y planetas, y en las que sin duda transita lo más inmortal que tenemos la humanidad, la MUSICA.

  3. Pingback: Segundo día de Navidad: cantata BWV 40 | Sostiene Perea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s