Segundo día de Navidad: cantata BWV 40

Mercadillo navideño en Leipzig

Quizá alguien se pregunte por qué el Oratorio de Navidad BWV 248 se divide en seis cantatas. La respuesta es que están destinadas respectivamente a cada una de las seis jornadas en las que el calendario litúrgico (al menos el luterano) estructura esta celebración: Navidad (25 de diciembre), 2º día de Navidad o San Esteban (26 de diciembre, Anunciación a los Pastores), 3er día de Navidad o San Juan Evangelista (27 de diciembre, Adoración de los Pastores), 4º día, Año Nuevo o Fiesta de la Circuncisión, 5º día, primer domingo después de año Nuevo (en 2012 no hay celebración litúrgica, porque el propio Año Nuevo cae en domingo) y 6º día, Epifanía (6 de enero, Adoración de los Reyes Magos).

El mencionado Oratorio BWV 248 es obra de madurez de Bach, compilada hacia 1734 con ayuda del libreto elaborado al efecto por su amigo Picander. Hasta entonces el maestro iba componiendo cantatas específicas para cada una de estas fiestas que en cierto modo han quedado ensombrecidas por la grandiosidad de aquél. Ayer domingo revisábamos la BWV 63 para el 1er día de Navidad que elaboró en Weimar en 1714, veinte años antes del Oratorio de Navidad. Hoy, 2º día de Navidad, le echamos un vistazo a la BWV 40 “Dazu ist erschienen der Sohn Gottes” (“Para ello fue enviado el hijo de dios”) elaborada para la fiesta correspondiente de 1723, el fecundo primer año de Bach en Leipzig.

Con respecto a la cantata de ayer, la sustitución de las trompetas por cornos y la supresión de uno de los tres oboes le confiere un sonido menos alborozado y más reflexivo, como corresponde al carácter de la festividad, que incluye la conmemoración de la muerte por lapidación de uno de los primeros mártires cristianos. Los textos están tomados de diferentes poetas luteranos, unos anónimos –quizá el propio Bach entre ellos- y otros renombrados en la época como Kaspar Füger (número 3), Paul Gerhardt (6) o Christian Keymann (8). Llama la atención que los corales números 3 y 8 son tratamientos encantadoramente arcaicos de corales equivalentes que aparecerán muy enriquecidos más de una década después en el gran Oratorio de Navidad BWV 248.

La ilustración que traigo (va la cantata completa) corresponde a una interpretación de Gustav Leonhardt y el Leonhardt Consort.

(La foto del mercadillo navideño la he tomado del blog Madera y Zinc)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Johann Sebastian Bach, Música y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Segundo día de Navidad: cantata BWV 40

  1. Adrian Vogel dijo:

    Más motivos para que me guste la Navidad: J.S. Bach + los ritos luteranos.

  2. gracias por ciar la procedencia de la foto. coge las que quieras del blog y si citas la procedencia mil gracias!
    Yo adoro la navidad y siempre la empiezo escuchando el Mesias de Händel de la coral del la uni!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s