Decíamos ayer: Bach-Milhaud-Ross (y 6) / Dave Brubeck in memoriam

BRUBECK_aTum6

Cuando hace siete meses interrumpí abruptamente la actualización de este blog ya tenía
avanzadas las notas correspondientes a la última de las entradas, la correspondiente
a Dave Brubeck, de esta serie sobre Bach, Darius Milhaud y el Jazz. La noticia
del fallecimiento de Brubeck se abrió camino en la madrugada de ayer entre
otras noticias en su mayoría también luctuosas –qué decir del adiós de Oscar Niemeyer-
y me ha parecido un buen momento para retomar mis humildes reflexiones
musicales. Descanse en paz este grande entre los grandes. Estas son, tal cual, las notas  que tenía escritas para él en esta serie.

“En 2007 Dave Brubeck (87 añitos de nada por aquel entonces) dejó clara ante el mundo su admiración por JS Bach grabando con el Bach Collegium de Munich el concierto para dos claves y orquesta BWV 1060; en la edición discográfica le opuso como “cara B” la grabación de su propia suite “Points of Jazz” para dos pianos y orquesta de cámara, así como  una serie de sus más importantes composiciones.

Pero en realidad la relación de Brubeck con Bach se extiende hasta mucho más atrás en el tiempo y profundiza, quizá, hasta su propio claustro materno: su madre fue alumna predilecta de Myra Hess (1890-1965), la transcriptora a piano por antonomasia de las cantatas de Bach, autora entre otras de la famosísima versión del himno “Jesu, joy of my desire” (núms. 6 y 10 de la BWV 147). Y de hecho no son pocos los rasgos de su vida que nos recuerdan al maestro de Eisenach. Por ejemplo lo musical y prolífico de su familia –seis hijos, cinco de ellos músicos-, la afición a los vericuetos matemáticos –son famosas las incursiones de Brubeck, con la complicidad del genial baterista Joe Morello, por compases imposibles de cinco (“Take five”), siete o incluso nueve partes (“Blue Rondó alla Turk”)-; y también conecta con Bach en su relevante devoción religiosa.

En la grabación que cierra esta entrada (“Choral”, 1957) asistimos a la recreación de  un himno de iglesia que bien pudiera haber sido el inicio de cualquier cantata o preludio para órgano de Bach. Personalmente ignoro en qué cantus firmus o himno se basaron Brubeck y su inseparable amigo y compañero de armas en la segunda guerra mundial, el saxofonista Paul Desmond –de nuevo “Take Five”- para crear esta pequeña joya. A mí me recuerda a muchos de ellos, y singularmente a ese “Wie wunderbarlich…” del nº 55 de la Pasión según San Mateo. Pero lo más estremecedor es que, sin ser exactamente ninguno, el genio Brubeck recupera en este número la mística del coral bachiano sin traicionar al hacerlo la atmósfera de su personal concepción del jazz.

Al regreso de su participación en la guerra, Dave Brubeck recibió en el mítico Mills College de San Francisco clases de orquestación del mismísimo Darius Milhaud, lo que en cierta poética manera cierra el círculo de esta serie dedicada al hilo dorado que une a Bach y a Milhaud según el pensamiento del escritor Alex Ross (El Ruido Eterno).”

Epilogo (Febrero de 2015)

El himno de Bach en el que se basa el corte “Chorale” de Dave Brubeck existe: es “So gehst du, nun, mein Jesu, hin” BWV 500. (saber más)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Johann Sebastian Bach, Música y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Decíamos ayer: Bach-Milhaud-Ross (y 6) / Dave Brubeck in memoriam

  1. Adrian Vogel dijo:

    No hay mal que por bien no venga: la desaparición de Brubeck nos trae a Antonio Perea de vuelta a la blogoesfera.

  2. pfp dijo:

    BIEN HALLADO, again…
    me das una alegría con tu vuelta…

  3. Arnau dijo:

    Bien hallado también por mi parte, Antonio. Pese a todo, intentaré seguir tu talento musical en este apartado mundo de fondo blanco. Repito, solamente tu talento, aunque su barniz sea a veces demasiado empalagoso para mí.

    PD: Me encanta el personaje que encarnas en lo de Adrian. Me haces reír. Y tampoco viene mal.

  4. bachiano dijo:

    Espectacular el blog, espectacular. Lo he descubierto esta tarde y me ha fastidiado una deliciosa tarde otoñal para pasear por los parques… Pero ha sido un fastidio maravilloso.

    Muchas gracias!

    • Gracias a ti, Bachiano, por tus generosas palabras. He estado en tu blog y me parece muy, pero que muy interesante. Por mi parte, estoy terminando de cuadrar un nuevo blog exclusivamente dedicado al legado de Bach y su contexto (sin enredarlo con mis convicciones personales, que a nadie importan) en el que seguir volcando mis inquietudes “bachianas” y compartiéndolas con las personas que me seguís. Esto último es lo que más me agrada y lo que más enriquece mis pensamientos. Un abrazo.

  5. bachiano dijo:

    Espero ansiosamente ese nuevo blog que, estoy seguro, será una referencia para todas las personas bachianas! Un abrazo.

  6. Pingback: Bach – Brubeck: cerrando el círculo | Sostiene Perea

  7. Rodrigo dijo:

    Que bueno encontrar artículos como este en internet! Hace que las lecturas sean más interesantes. Soy jazzero y lo que escribiste sobre Dave me hace acercarme un poco mas a este autor inacabable. Muchas gracias.

  8. Gracias Rodrigo. Siéntete en este blog como en tu casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s