El tardío regreso a casa de Isang Yun

La foto que encabeza esta entrada nos muestra al compositor surcoreano Isang Yun (Tongyeong , Corea del Sur, 1917 – Berlín, 1997). Muchos de ustedes no le conocerán. Yo tampoco sabría de él si no mediara mi amistad con Riyehee Hong, formidable organista nacida en Corea de quien mis seguidores ya saben a través de las páginas de este blog. Riyehee acaba de compartir en su Facebook una noticia referida a él. Excelente ocasión, pues, para tomar contacto aunque sea mínimo con la realidad, la historia y las manifestaciones artísticas de un país como Corea del Sur, tan lejano en lo geográfico pero tan próximo a occidente en muchos de sus rasgos culturales y sociales.

Formado musicalmente en Osaka y Tokio durante su niñez, la entrada de Japón en la Segunda Guerra Mundial impulsó a Isang Yun (los nombres coreanos pueden presentar varias grafías en nuestro alfabeto, ésta es la que más he visto utilizada en las fuentes que he consultado) a regresar a su Corea natal, donde se enrola en los movimientos de resistencia independentista contra el expansionismo nipón. Es detenido por ello en 1943 y conducido de nuevo a Japón, donde ingresa en prisión hasta el final de la guerra en la primera de las deportaciones que el compositor hubo de sufrir a lo largo de su vida. Finalizada la contienda regresa a Corea e imparte clases de música en su Tongyeon natal y en Busan, hasta que en 1955 se traslada a París para perfeccionar su técnica de composición.

Su música comienza por entonces a despertar el interés de las vanguardias europeas. El rasgo fundamental que resaltan sus biógrafos es el de la fusión de la tradición musical oriental con el uso de las técnicas e instrumentación occidentales desde una perspectiva estética básicamente dodecafónica. Tras su etapa en París y antes de que una beca de la Fundación Henry Ford le permitiera instalarse de manera estable en Berlín en 1964, trabajó musicalmente en Friburgo, Krefeld y Colonia.

Lo que ignoraba Isang Yun al llegar a Berlín era que una visita previa que había girado a Corea del Norte en 1963 había disparado las alarmas del servicio secreto surcoreano durante el mandato totalitario del general Park Chung-hee. Así, en 1967 Yun fue secuestrado en Bonn y llevado ante las autoridades de Seúl, donde tras ser torturado fue condenado a muerte, sentencia luego conmutada por la de cadena perpetua. Una petición internacional de indulto dirigida entonces al gobierno de Corea del Sur por más de 200 artistas occidentales (Stravinsky, Karajan, Dallapicola, Holliger, Kagel, Klemperer, Ligeti y Stockhausen entre otros firmantes) propició su liberación en 1969. Isang Yun regresó a Berlín donde se le concedió la ciudadanía alemana occidental. Vivió allí el resto de sus días y en suelo berlinés fue enterrado al fallecer. Nunca volvió a pisar su Corea natal.

La noticia que trae de nuevo a la actualidad a Isang yun no es sino la del traslado de sus restos y los de su esposa, Sooja Yun, para que reposen definitivamente en Tongyeong, cuyas instituciones ya han dispuesto el mausoleo correspondiente. En un poético gesto, hacia allá viaja también el árbol de camelias que Kim Jung-sook,  cantante de formación clásica y esposa del actual Presidente de la República de Corea Moon Jae-in, mandó plantar en Berlín junto a la tumba del gran músico. Desde donde presencie todos estos acontecimientos, el alma del bueno de Isang Yun, gran luchador por la independencia y, años más tarde, apóstol de la reunificación de Corea, encontrará al fin una parte de la paz que la vida se empeñó en negarle.

CRÉDITOS:
La imagen de Isang Yung que abre el post la he tomado de la web de la Fundación Isang Yun para la Paz.
El vídeo con la interpretación de Mugung-Dong lo he tomado del canal YouTube Hscherchen, un canal lleno de interesantes documentos sobre música cuya visita y suscripción recomiendo a los seguidores de este blog.
El presente blog carece de animo de lucro, siendo su intención exclusivamente informativa y divulgativa. No obstante, invito a los eventuales poseedores de  derechos sobre estos recursos a usar los “comentarios” para comunicarme su posible disconformidad con su uso, en la seguridad de que será inmediatamente atendida y eliminado el objeto correspondiente.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El tardío regreso a casa de Isang Yun

  1. pfp dijo:

    una vida admirable!

    gracias Antonio por darlo a conocer.

  2. joaq dijo:

    fantastico, que bien escribes tio, gracias por volver !!

  3. Pilar y Joaq gracias por comentar. Le estoy volviendo a tomar el gusto, espero no cansaros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s